viernes, 18 de septiembre de 2009

EFECTOS NEGATIVOS DE LA MÚSICA ELECTRONICA

La música electrónica:
Puede incluso elevar en varios grados la temperatura corporal , retarda las principales funciones orgánicas (ritmo cerebral, circulación, respiración, digestión y metabolismo) incrementa el tono y la energía muscular; modifica el sistema inmunitario; altera la actividad neuronal en las zonas del cerebro implicadas en la emoción, e incrementa la resistencia para el trabajo y para las actividades de alto rendimiento.

La M.E (Música Electrónica), al igual que la música comercial es un producto industrial que únicamente persigue la complacencia de las demandas del mercado.

La M.E de consumo masivo es uno de los instrumentos de persuasión oculta más eficiente. Es monótona y con un bajo rítmico acompañado de escasos acordes que se repiten de principio a fin. Sus ritmos perpetuos producen frecuentemente una excitación corporal que puede llegar hasta la embriaguez, provocando un desdoblamiento de la personalidad (sin la validez social que esto aporta a la ritualística). Estos ritmos muchas veces van acompañados por cantos que expresan ideas, sentimientos o estados anímicos negativos, causando desequilibrio nervioso en el estado físico y mental del joven, dando como resultado una verdadera ebriedad, con exaltación de los sentidos y de la imaginación. La personalidad se transforma y se mimetiza con la de los compañeros y la de los espectadores, y en consecuencia, el individuo se convierte en un simple elemento de una entidad colectiva; en una partícula de una multitud en estado de embriaguez. Esta "música" convierte a los oyentes que se prestan a ello, a los jóvenes principalmente, en autómatas, porque en ese momento se paraliza el proceso mental de la conciencia. Llegados a este punto, son fácilmente conducidos al sexo inconsciente e irresponsable, al alcohol, a la droga, etcétera. Si a esto agregamos que la intensidad del sonido que prevalece en los sitios a donde las multitudes acuden a consumir esta "música" se eleva 20 decibeles por encima del límite de tolerancia del oído humano, el resultado es un asalto deliberado y directo hacia la integridad de la persona. El fin perseguido es exaltarla y paralizar su conciencia, sumergiéndola en un océano sonoro; de nuevo, con fines puramente comerciales y enajenantes.

CONTAMINACIÓN SONORA.

El alto volumen al que es consumida la M.E daña seriamente nuestra capacidad auditiva y ejerce una influencia negativa en nuestro organismo, propiciando graves trastornos. Estos perjuicios van desde daños puramente fisiológicos, como la conocida pérdida progresiva de la audición, hasta los psicológicos, al producir una irritación y un cansancio que provocan disfunciones en la vida cotidiana, tanto en el rendimiento laboral como en la relación con los demás. La lista de posibles consecuencias de esta contaminación acústica es larga: Individualmente provoca dolor de cabeza, problemas de estómago, alteración de la presión arterial y del ritmo cardíaco; vasoconstricción, depresión del sistema inmunológico y alteración de los niveles de segregación endocrina; irritabilidad, cansancio, estrés y perturbaciones del sueño, que conducen a conductas agresivas, dificultades para la comunicación, problemas mentales y estados depresivos, disminución del rendimiento y de la concentración, etcétera, todo esto con una alta repercusión en el deterioro social y elevados costos en productividad laboral.

No sólo produce perjuicios directos y acumulativos sobre la salud, sino que además tiene efectos socioculturales, estéticos y económicos: aislamiento social, pérdida de privacidad, desaparición de culturas sonoras, pérdida de señales sonoras acertantes, etcétera. Con niveles de ruido altos, la tendencia natural de la gente hacia la ayuda mutua disminuye o desaparece, reapareciendo en el momento en que se suprime la presión sonora. Conlleva efectos negativos para las generaciones futuras.

El volumen de la música en las discotecas, provocan cada vez más problemas auditivos entre los jóvenes, el oído tarda más de 36 horas en recuperar la sensibilidad auditiva normal, después de estar sometido una noche a la música atronadora de una discoteca.

La consecuencia más preocupante del nivel sonoro elevado es la hipoacusia o pérdida de la capacidad auditiva. Muchos jóvenes de hoy sufrirán trastornos del sentido del oído en un futuro cercano. Lamentablemente el individuo advierte su discapacidad cuando ya es demasiado tarde, dado que la misma se produce por la destrucción irreversible de las delicadas células sensoriales del oído interno. La razón es que el proceso de deterioro es gradual y puede demorar varios años en hacerse patente, ya que se va produciendo una adaptación o acostumbramiento progresivo.

Los niveles de ruido constantes, aunque no superen los límites máximos permitidos, aceleran el proceso de la disminución auditiva, de tal forma que tenemos un oído mucho más viejo del que correspondería a nuestra edad fisiológica.




9 comentarios:

  1. Simplemente sorprendente... no soy un fiel oyente de este estilo de música (trance), pero admito que noto grandes cambios en mí cuando la oigo: cambios de ánimo (por momentos uno está eufórico, alegre, etc, y por otros se cae de cansancio), me da la sensación, no lo sé, de que también es adictiva... no puedo dejar de escrucharla. Y no sé por qué, pero tiene un poder tremendo: cuando la escucho tengo ganas de ponerme a bailar en medio de la oficina, a veces de patear todo... (yo no soy así ni hago esas cosas!). Estaré por instantes en trance o estado hipnótico, como mencionan?

    ResponderEliminar
  2. que tal se imventan lo que sea con tal de lograr su objetivo! usar hasta la religion para manipular jovenes y lograr sus propositos...me gusta la musica y el buen sonido, pero cuando la utilizan para dañar, asi sea con engaños, me molesta. ¿porque las iglecias no se ponuncian?
    http://diarioadn.co/vida/tendencias/cristotecas-causan-furor-en-brasil-1.67264

    ResponderEliminar
  3. jajajajajajajajajajajajajajajaj! que estupidez este blog es como si la musica electronica fuera satanás imbecil jajajajajajajajajaja!

    ResponderEliminar
  4. Que gran engaño este tipo es un fanático religioso .

    ResponderEliminar
  5. De cierto modo presiento que hay un gran y excesivo subjetivismo, bajo fundamentos no tan validos, donde mas que criticar de forma constructiva, intenta dañar la imagen del genero.

    ResponderEliminar
  6. siempre e sido fanatica de la electronica y a la hora de la verdad admito que cadaves que la escucho me pongo un tanto descontrolada y pierdo un tanto control de mis propias acciones temo que lo que dices es verdad :(

    ResponderEliminar
  7. No se si reir o llorar con este estupido articulo,no se donde haz sacado tanta estupidez acerca de la musica trance,porque tanta maldad con la musica trance?
    La musica trance posee melodias alegres que te ayudan a relajar y te llena de energia positiva no como otros generos melancolicos o agresivos como el rock,metal,reggeaton.
    La verdad creo que alguien te ha pagado para que escribas tantas mentiras e incoherencias acerca de la musica trance.
    Creo que te haz equivocado de subgenero de musica,el subgenero mas pesado y oscuro de la musica electronica es el hardcore techno,pero el trance? No se que le pasa a la gente,critican por criticar sin ni siquiera conocer a raiz del tema.
    Ademas afirmas que en las discotecas que ponen musica electronica solo se escucha a volumen alto o me vas a decir que en los conciertos de rock y metal el volumen es bajo? claro que no
    Estas generalizando y desviandote de tema,todos los conciertos sea rock,pop,salsa,merengue,cumbia,flocklor,rap ponen a volumen alto en los conciertos o discotecas.
    Este articulo me parece una mojigateria y pura mentira sin base ni fundamentos.

    ResponderEliminar
  8. es un insulto a la música electrónica dan pena.

    ResponderEliminar